Desde que apareció la arquitectura en nuestra sociedad hemos intentado ir a más. Realizamos todo tipo de construcciones imposibles y, además, las acondicionamos para poder vivir en ellas. La mayoría de estas casas raras te sorprenderán…

casas raras castellon

Parece ser que se nos ha quedado un poco de trauma en cuanto a la construcción se refiere. Lo decimos porque se ve que al vivir tanto tiempo en las cuevas prehistóricas, al salir de ellas nos entró un «nosequé» de crear viviendas arquitectónicamente imposibles donde vivir. Desde Fincas Barona os traemos algunas de las casas más raras y extravagantes donde vivir. Atentos.

Casas «empresa»

Empezando la lista de casas raras, en Hallam, Pensylvania, tenemos el «Edificio zapato». Literalmente es eso, un zapato. Esta construcción fue obra del empresario Mahlon N. Haines, que era zapatero de profesión y decidió construir una vivienda para sus empleados en 1948. La casa cuenta con un par de pisos y algunas habitaciones en su interior, haciendo que sea perfectamente habitable. Con el paso de los años ha pasado a ser un pequeño museo del calzado en homenaje a su dueño original.

casas raras

Otra empresa, esta vez de cestas de madera, construyó un edificio en forma del producto que comercializan. Situada en Ohio, EEUU, la empresa Longaberger levantó una construcción para albergar a sus 500 empleados. Cuenta con siete plantas y un enorme techo transparente hecho de cristal. Bien amueblado podría ser perfectamente habitable e incluso podrían lanzar Caperucita 2, quién sabe…

Bajo el mar también hay casas raras

En Ciudad de México, el arquitecto autóctono del país Javier Senosiain se propuso construir una vivienda de arte contemporáneo inspirada en el mar. La «casa Nautilus» consta de un concepto de arquitectura moderna y se puede vivir perfectamente en ella. La casa tiene una sola planta y podría albergar a una pareja perfectamente. Con su forma de concha permite tener la sensación de estar viviendo dentro del propio caracol.

casas raras

También relacionado con el mar, aunque de una forma distinta, tenemos la sede de la Asociación Mundial del Retrete. Situada en Haewoojae, Corea del Sur, la «casa retrete» hace honor a su nombre y nos brinda un inmueble que bien podía parecer un chalet (aunque visto desde arriba se ve perfectamente que tiene forma de retrete) y ser perfectamente habitable. Con una enorme azotea y un hueco con escalera en mitad del edificio (característico de los retretes) a esta vivienda no le falta modernidad. Eso sí, si la contemplas mucho tiempo te pueden dar gana de visitar los baños… ¡y será como si no hubieses entrado al edificio!

Edificio danzarín

El concepto casas raras es bastante amplio. Lo que algunos llaman raro otros lo llaman arte. Pasa en este caso, por ejemplo. Si viajamos a Praga no nos podemos ir sin contemplar el edificio «Ginger y Fred», una construcción también llamada «la casa danzante» que recibe su nombre en honor a los bailarines Fred Astaire y Ginger Rogers. Este inmueble se construyó para albergar oficinas aunque es perfectamente habitable y si sobra un hueco puedes ir y probar suerte. Levantado por el estudio de arquitectura de Frank Gehry y Vlado Milunic en 1997, este edificio tiene una estética peculiar, con infinidad de ventanas y una fachada que parece que se dobla y crea líneas curvilíneas de lo más impactante para el que se para a observar.

casas raras

Volviendo a la prehistoria

Por último, en Guimarães, Portugal, tenemos la «casa pedra». Esta casa fue construida entre cuatro grandes rocas e inspirada en la casa de los Picapiedras (la serie de dibujos animados). Levantado por el padre del actual dueño, la vivienda cuenta con pequeñas ventanas y una chimenea en su interior. Esta construcción es perfectamente habitable y se sitúa en mitad de un parque eólico.

Con esto, desde Fincas Barona te mostramos alguna de las construcciones habitables más peculiares que existen. Podemos encontrar muchas más construcciones impactantes para la vista, solo tenemos que buscar, encontrar y… ¡visitar! Y ya sabes, si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!


0 commentarios

Deja un comentario